Publicidad
Login: (Registrate!)
Tripulantes a bordo
SailingZona | Todo el mundo de la Vela | Veleros Barcos Noticias Ocasión Navegación

Jueves, 18 de Septiembre de 2014
Consejos Prácticos de Navegación
 

Prevenir accidentes en la navegación

Los accidentes en la náutica existen. Y los que navegan son sus participantes, espectadores o víctimas. Los pequeños relatos que exponemos a continuación son reales. Nos han sido contados por testigos y protagonistas, o bien son del conocimiento público por su trascendencia. Solamente algunos nombres han sido cambiados para proteger la

Pequeñas embarcaciones (misiles teledirigidos)

Vemos normalmente motos de agua que conducidas a alta velocidad ingresan en lugares destinados al fondeo y baño. Otros conductores las llevan zigzagueando entre barcos fondeados hasta que... se incrustan en uno de ellos como saldo más favorable.Un clásico es que las motos de agua pasen a mínima distancia de otras embarcaciones o las veamos pasar en la oscuridad cuando la Ordenanza 02/94 para artefactos navales determina que no deben acercarse a menos de 30 metros de cualquier otra embarcación y que no pueden navegar con niebla o de noche.

Algunos ejemplos

Es un fin de año. El Río San Antonio en su confluencia con el Río de la Plata es el marco en el cual muchas embarcaciones se disponen a pasar la noche del 31 de diciembre y recibir al nuevo año. Por supuesto que con una cena. Diez de la noche e ingresa en la zona una lancha de unos siete metros de eslora que lo hace a velocidad media y levantando olas. Cerca de veinte veleros y cruceros incluso de esloras grandes ven sus comidas y bebidas caer de las mesas. En una de las embarcaciones una persona de edad cae de un sillón y sufre fractura de cadera. Un mal momento y un accidente causado por no mirar el contexto adonde y como se navega.

Esa misma noche a las 12 algunos encienden bengalas vencidas para festejar. En la cubierta de un crucero su tripulación no sabe a donde huir pues quien encendió la bengala esta a barlovento y todos reciben las chispas que vuelan. Gateando logran ir hacia popa. El dueño del barco luego que la bengala se apaga inspecciona y ve muchos puntos quemados en la cubierta. Sin duda que la ignorancia acerca de cómo manejar una señal ígnea fue la causante del problema que “por suerte” no pasó de un gran susto y un par de miles gastados en pintar la cubierta.

Jorge tiene su casa enfrente de la pista de esquí en el Río San Antonio. Su relato con humor es una pintura pues nos dice “Muchas veces a lo largo del fin de semana estamos comiendo o disfrutando de la isla cuando escuchamos “hiiiiiiii” y nos damos cuenta que es el ruido de un motor de lancha girando en vacío. Otro esquiador al que han llevado por donde no hay agua. Son terribles los palos que se dan por no conocer la zona en que están navegando”. La descripción de Jorge es precisa. No conocen a donde navegan y remolcan a su esquiador.

Otro ejemplo

Adriana con su marido van navegando a vela hacia San Isidro. De improviso sienten que a su espalda una mujer en la proa del velero que les alcanza grita “Aguaaaaaa” mientras se les abalanza por popa un barco unos cuatro pies más grande que el propio. Sorprendidos por la actitud apenas alcanzan a poder variar su rumbo mientras el velero que les estaba por embestir hace un giro de 360 grados para evitar colisionarlos.
El velero los vuelve a alcanzar nuevamente ya cerca de la farola de San Isidro y la señora ahora con cara de pocos amigos les dice “Gracias...”. Sin duda que esto nos muestra a alguien que desconoce el derecho de paso y sus condiciones y pretende modificar de hecho las obligaciones de un barco alcanzante.

“Un domingo vamos navegando por el Río Luján –nos relató Roberto velerista de larga experiencia- siendo las nueve de la mañana. El río prácticamente desierto. Frente a Puerto Chico somos dos los que vamos navegando en paralelo a una distancia de unos ocho metros. De repente de una marina sale otro velero a motor y a rauda velocidad y teniendo el río totalmente vacío se intenta colocar entre ambos barcos que vamos a la par para sobrepasarnos. Preocupado lo miro y le pregunto “¿¿¿Adonde vas???” Me mira y me responde sonriente “¿Tenés miedo?”.

Realmente me sacó y mi respuesta fue -No tengo miedo. Pero me parece una soberana estupidez que salgas con gente que no es del palo (sus evidentes invitados) como un reverendo bo#*&# a buscar un problema por inconsciente. Tenes todo el río libre y te tenes que meter entre los dos que vamos cerca uno del otro. Redujo velocidad y pasó a ambos barcos por fuera de sus derrotas. Al menos en ese momento esa persona pudo pensar”.

Ignacio es un buen velerista. Le encanta correr regatas y mantiene su barco y velamen impecable. Utiliza el motor lo menos posible. Sale del club e ingresa a vela y cuando decide ir a un arroyo luego de la jornada de paño también ingresa a vela. Olvida que esta totalmente prohibido navegar a vela en canales de club y en arroyos. Y lo olvida a pesar del incidente que tuvo en su club al quedarse sin estropada y su velero ser abatido sobre otros veleros que estaban en sus amarres. Con todo el ímpetu que una racha le pone de través a una nave. Ignacio tuvo en esa ocasión dos problemas: el motor no le arrancaba y los nervios le jugaron una mala pasada pues no tuvo en cuenta filar sus escotas. Sus consocios no lo olvidan en absoluto aunque Ignacio lo olvide.

Un velero va navegando por un tranquilo y ancho río. El capitán acompañado de una dama sin experiencia (en navegación) necesita hacer uso del baño. Le da el timón y baja a la cabina. Antes ha mirado y calculado distancias y tiempos. Pero el cálculo no ha sido exacto. Sin haber bajado la velocidad el barco alcanza a otro. Como el timonel carece de la menor idea de deriva, abatimiento y sobretodo de náutica y le dijeron simplemente “llévalo derecho” -y no ha movido nada -le pone la proa del velero a la popa de otra embarcación enganchando su ancla en la regala y nervios del velero alcanzado. Carlos el capitán argumenta al salir ante el estrépito y luego de haberse enroscado ambos barcos “El timón lo tenía ella”. Ni la necesidad del baño, ni la velocidad son motivos para que por ceder el timón el capitán de una nave reduzca su responsabilidad ante cualquier hecho que suceda.

¿Que pasa cuando se produce un accidente?

Cuando se produce un accidente grave (incendio, quemaduras, naufragio, colisiones) prefectura realiza un sumario.

El prefecto Mayor Eduardo Adolfo Olmedo es Jefe del Departamento Náutico de PNA él conoce el paño de la náutica deportiva desde su base. Y nos dice: “Cada accidente tiene sus causas particulares. Para conocerlas PNA realiza de todo accidente grave (las contravenciones las manejan las dependencias) un sumario con intervención de la justicia cuando corresponde. Y Todo sumario tiene su conclusión. Con pequeños elementos se puede llegar a una conclusión. Así al final del sumario se ven las razones que han motivado el acaecimiento”.

La pregunta que esto nos plantea es ¿Por qué se producen los accidentes?.

El prefecto Mayor Olmedo nos da su opinión: “Normalmente las Razones por las que se producen accidentes son varias. el desconocimiento de la reglamentación sobre todo del Reglamento Internacional para la Prevención de Abordajes o sobre las responsabilidades. En esto están incluidos motoristas y veleristas. Las Fallas de mantenimiento en el motor y materiales de la embarcación son también causas que son atribuibles igualmente al ser humano que no ha prevenido. Igualmente el sometimiento a esfuerzos extremos de materiales no preparados para ello.

¿Y en los medio limitados de navegación?

Leemos una noticia “Tres tripulantes de una pequeña embarcación que naufragó mientras estaban pescando eran hoy intensamente buscados” Al día siguiente : “Los cuerpos fueron encontrados. Ninguno tenía salvavidas colocado”.

Valga acotar que la mayor cantidad de muertes y desaparecidos en el ejercicio de la navegación se da sobre embarcaciones menores estando los pescadores muy presentes que hacer todo para evitar la situación. Y le da la plena responsabilidad si no hace para evitar (aunque tenga el derecho de paso).”

¿Como evitar los accidentes?

En términos generales las causantes de accidentes son en los navegantes la improvisación y la omnipotencia y en este ultimo sentido muchos relatos de bar de navegantes presentan a sus relatores como genios y no como personas que han zafado de pura suerte del riesgo.

Si se observan las reglamentaciones se pueden identificar y anticipar los pasos que se han de producir y se sabe reconocer aquellos de los que no se puede volver
Si se identifican dichos pasos sin retorno se los evita y no se produce el accidente”.

Cinco Principio básicos para prevenir accidentes en la navegación

a) Preparar toda navegación en cuanto a saber de la zona, metéo y circunstancias.
b) Conocer los límites personales y no sobrepasarlos.
c) Navegar mirando el escenario y los demás participantes.
d) Conocer las reglas de navegación, señales y las responsabilidades del patrón.
e) Tener debido mantenimiento de la embarcación con que se navega.


 
Veleros Nuevos
Veleros Ocasión
Calendario
Noticias
Meteo
Consultorio
  Foro
Puertos
Fotomatón
SailingTube
Test PER
SailingTV
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Son productos de:
Logo Ediciones Foro Digital
Logo BikeZona Logo BikeZonaTV Logo FitnessZona Logo SailingZona

© 2008 Copyright Ediciones Foro Digital S.L. | Aviso legal | Publicidad | Enlázate | Sugerencias | Webmaster